¿Cómo elegir el mejor ejercicio físico para mejorar mi estado de ánimo?

El ejercicio no sólo es vida, ya que nos conecta con lo que naturalmente somos: movimiento; sino que, además, cuando lo tomamos como parte integral del bienestar mental y emocional, puede resultar una gran herramienta para enfrentar de manera consciente nuestros desafíos cotidianos.

A través de la observación de mi propia experiencia y de la de mis alumnos en mi rol de Health Coach, sumada ésta al estudio tanto del cuerpo, como de la energía y de las emociones; he llegado a la conclusión de que hay ejercicios que pueden ayudarnos cuando nos enfrentamos a determinados estados anímicos. En una palabra: está a nuestro alcance elegir inteligentemente qué tipo de ejercicio nos conviene realizar de acuerdo a nuestro estado de ánimo o al momento que estemos atravesando en nuestras vidas.

A continuación, recomiendo algunas actividades que pueden ayudarte a transitar ciertos estados emocionales delicados; te sugiero que leas atentamente y evalúes si hay alguna de estas propuestas que pueda contribuir a que te sientas mejor.

Si sientes ansiedad y/o estrés…

Realizar deportes o ejercicios competitivos que sigan exigiéndote puede no ser la mejor idea si lo que necesitas es “bajar un cambio” y reconectarte con el momento presente.

¿Qué puede ayudarte?: yoga; pilates; esferodinamia; gimnasia acuática y todas aquellas actividades que requieran de tu concentración en el aquí y el ahora.

Si te sientes estancado…

¡Tienes que mover la energía! Será de gran utilidad respirar profundo y permitir que ingrese a tu cuerpo energía nueva; dejando salir aquella que ya no sirve. Para lograrlo, aconsejo todo tipo de ejercicio aeróbico que requiera de una mayor toma de oxígeno y, por lo tanto, un mayor intercambio gaseoso.

¿Qué puedes hacer?: spinning; natación; clases de gimnasia aeróbica o baile; correr o caminar; son algunas de las actividades que pueden ayudarte a mover aquello que está “estancado”, tanto a nivel físico, como a nivel mental y emocional.

Si te sientes triste o angustiado…

Sin duda, ejercicios como musculación o “salir a correr solo” no serán la mejor actividad en este momento. Fíjate qué actividades puedes hacer que requieran de la comunicación y la interacción con otra persona o con un grupo. Este tipo de actividades nos hacen sentir vitales y, naturalmente, exigen que “salgamos de nuestros propios problemas” para compartir con los demás.

¿Algunas ideas? Clases de Zumba, salsa y de otras modalidades de baile; entrenamiento en circuito en grupo; jugar a algún deporte grupal; todas éstas son actividades que te divertirán y te llenarán deenergía. Recuerda que somos seres únicos y, como tales, es importante que escuchemos a nuestro cuerpo y a nuestras emociones para saber qué es lo mejor para nosotros en cada momento; respetándonos y construyendo de este modo una relación cada vez más armoniosa (¡y amorosa!) con nosotros mismos.

No olvides que acompañar tu ejercicio con una alimentación saludable y balanceada es fundamental para encontrar y mantener tu balance emocional.

 

¡Tu cuerpo sin duda responderá con salud!

Bendiciones,

Luana Hervier

Fuente: Nota del Blog Admit One
Foto: Claudia Cebrian

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *