Galletas veganas de almendras, coco y manzana

Una receta sin harinas, sin huevos ni lácteos.

Honestamente a la hora de preparar: soy fan de lo salado, y no me dedico tanto a explorar el mundo dulce vegano –al menos que me conviden-. Quería galletas veganas para el fin de semana y la primer persona que se me vino a la cabeza fue Natalia Kiako, mamá de Julia y portadora de muchos otros atributos maravillosos.
Yo sabía que como todas sus recetas ¡esta no podía fallar!, y menos hecha con tanto amor, frescura y simplemente las ganas que ella siempre contagia de experimentar.

Aquí su deliciosa receta de Galletas Veganas:

 

Ingredientes

  • 2/3 taza de almendras enteras
  • 2/3 taza de coco rallado
  • 2/3 taza de avena arrollada 

(los celíacos, que no pueden tolerar el escaso gluten de la avena, pueden reemplazarla por más almendras y coco, sin problema para una receta sin gluten. También quedaría bien con harina de arroz, que no tiene gluten).

  • 2 manzanas rojas o golden, medianas
  • ½ taza de azúcar mascabo o menos (a gusto y según el dulzor de las manzanas)
  • 1 cucharada de canela 
  • 2 cucharadas de manteca de maní ( o de aceite de coco)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de polvo de hornear (opcional)
  • 1 puñado a gusto de pasas de uva

Procedimiento

Rallar finas las manzanas y retirar el exceso de líquido (no lo tiren, es delicioso!). Agregar el azúcar y la vainilla.

Procesar las almendras, el coco y la avena hasta lograr un polvo fino. Puede hacerse todo junto o por separado. Agregar la canela y el polvo de hornear.

Mezclar las dos preparaciones y agregar la manteca de maní o aceite de coco. Incorporar por último las pasas de uva.

Si la mezcla está excesivamente líquida, se puede agregar un poco más de avena, almendras o coco procesados. Pero recomiendo, antes de desesperar, llevar la preparación un rato a la heladera a ver si “toma”. Debe quedar una pasta blanda y húmeda, pero no líquida.

Formar las galletas veganas con las manos o con una cuchara, y hornear unos veinte minutos en horno precalentado a 180 grados, o hasta que se doren.

Dejar enfriar antes de comer: toman mejor textura y sabor. Son unas galletitas muy húmedas por dentro, no quedan crocantes por fuera pero sí sequitas.

Para los que quieran conocer ¡su libro!  más recetas de Kiako The Cook  aquí las pueden ver.

¡Que disfruten!

Luana

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.