Coaching asistido con caballos

Tuve la sincronicidad de haber sido invitada a un taller de coaching ontológico en el Centro Ecuestre Tandilense.

 

Te preguntarás lo mismo que yo: ¿Por qué coaching con caballos?

Cuando nos comunicamos con otro, el mensaje llega un 97% mediante el lenguaje no verbal y tan solo un 3% de lo que decimos es lo que se tiene en cuenta, explica la coach y directora de Creo Consultores, Romina Pilegi. Entre los humanos, como nos cuesta más confiar en nuestra intuición, este 3% pesa, pero por esta razón se nos escapan muchas cosas –y muchas verdades- que a los caballos no. Al trabajar con el caballo, éste es capaz de captar ese 97% de lo que estamos siendo y diciendo. Ellos nos devuelven como espejo su respuesta: aceptando nuestro liderazgo para avanzar si estamos seguros, dejándose acariciar si sienten que somos genuinos o simplemente ignorándonos y literalmente ¡no dando ni un paso! si no estamos seguros, pero muy seguros, de hacia dónde queremos ir.

 

IMG_1753

 

¿Como es tener un caballo haciendo de coach?

Aquí es cuando apara rece la magia y el crecimiento: en el taller nos dividieron en grupos y nos daban consignas para realizar; por ejemplo, llevar el caballo de un punto al otro, cada uno de nosotros, de a uno. Parece cosa simple porque estamos acostumbrados a arrear, a obligar y a tomar el mando desde el autoritarismo, y no necesariamente desde el liderazgo. Pero cuando uno se abre a ser reflejado y a aprender con caballos, comprendemos que esta relación debe de ser un ir juntos y a la par, y sin embargo la orden y la intención deben ser claras.

Si existe un parloteo mental de querer ir, “pero…”, ahí es cuando se traba la cosa; y eso me pasó a mí en la última actividad. Venía bien, y me creía en total conexión con el momento presente y con los caballos, pero en cuanto me pregunté si llevarlo a un punto o al otro, o qué sería mejor mientras le daba la orden de avanzar junto a mí –vaya uno a saber qué pasaba por mi inconsciente-, se trabó y el sabio caballo nunca avanzó. Era mejor opción la de pastorear que seguir a una chica insegura.

 

IMG_1758

 

Moraleja: el caballo, al tener la capacidad de ser y captar sólo lo que está sucediendo en el momento presente –sin ansiedad por el futuro, añoranza ni culpa por el pasado-nos muestra el estado de nuestra mente. Porque la seguridad tiene que ver con el foco, con la visión y con la claridad para avanzar.

Cuando salimos de la pista de césped en donde hicimos los juegos y las actividades grupales, compartimos entre todos lo que vimos, qué actitudes tomamos ante cada consigna y cómo se reflejan a diario en nuestra vida.

Agradecimos el hecho de ver quiénes somos desde otra óptica, desde una más sincera, desde una comunicación con todo lo que somos, y más aun, de quienes somos sin mascaras ni palabrerío. Agradecimos el hecho de recordar que podemos mejorarnos como seres humanos en el momento presente pero ante todo, que podemos confiar y honrar toda la sabiduría que los animales tienen para enseñar.

 

Gracias por una hermosa experiencia Julieta Malleville del Centro Ecuestre La Paloma- Asociación Tandilense de Equinoterapia, y a y a Romina Pilegi de Creo Consultores

Sin más palabras que Namasté

Luana

Fuente nota: GreenVivant

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *