5 claves para acelerar el metabolismo

¿Alguna vez te quedaste anonadado al ver a una persona comer de todo sin engordar? ¿A alguien que tiene hambre todo el tiempo, incluso algún adolescente que devora el día entero y encima adelgaza? Bienvenidos al mundo del metabolismo. Todas estas variables y bendiciones (para quienes gozan de un metabolismo rápido) son el resultado de un cuerpo entrenado, razones genéticas y otros factores como la edad, el género, el peso, etc. Pero a no desesperar: también hay secretos a tu alcance para favorecerlo.

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo es la suma de todas las reacciones químicas de tu cuerpo en las cuales utiliza energía. Hay personas que aun en reposo consumen mayor cantidad de energía que otras: a esto se le llama metabolismo rápido. En otras palabras, cuando se tiene un metabolismo rápido se queman más calorías para las funciones vitales del cuerpo, a diferencia del metabolismo lento. El metabolismo convierte a los nutrientes de los alimentos en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales como respirar, hacer la digestión, hacer circular la sangre, mantener la temperatura corporal y eliminar los desechos. “Metabolismo basal” se llama a aquel que nuestro organismo sostiene en reposo, simplemente para mantener en funcionamiento todos los órganos vitales.

A la hora de querer adelgazar es útil saber qué hábitos pueden acelerar el metabolismo, para quemar  grasas y a perder peso. Mientras más rápido sea nuestro metabolismo, más calorías seremos capaces de quemar.

¿Qué hacer para acelerar tu metabolismo?

  • “Move Your Body”: Un cuerpo entrenado regularmente quema mayor cantidad de calorías, aun en descanso, que uno que es sedentario. Esto se debe a que el músculo tiene mayor capacidad de quemar calorías en comparación con la grasa. El entrenamiento siempre es el mejor aliado.

Sugerencia:

  • Realizar entrenamiento físico en el cual se trabaje el desarrollo y resistencia muscular: con pesas, bandas elásticas, con el propio peso de tu cuerpo, etc. combinado con ejercicio físico de alta intensidad. No hace falta que hagas ambos el mismo día, pero sí que los incluyas como parte de tu rutina semanal.
  • Alimentos friendly (o aliados): las especias picantes como la pimienta de cayena, el limón y el té verde son algunos ingredientes que podes incluirlos a diario en tu rutina.

  • No saltearse comidas: pasar largas horas sin comer o reducir las calorías que consumes al extremo son grandes errores. El cuerpo de esta manera guardará sus ahorros lo más posible, por miedo a quedarse sin reservas, en vez de gastarlos. Al distribuir las comidas, nuestro cuerpo quema calorías de forma más constante.

  • Dulces sueños: No solo comemos más y peor cuando estamos cansados –ya que estamos buscando energía en el lugar equivocado- si no que está demostrado que dormir poco entorpece el metabolismo de modo considerable.
    Si buscas acelerar el metabolismo, un buen descanso es clave.

  • ¡¡Reirte!!!Además de quemar calorías estas liberando estrés –que te impide adelgazar- ¡y hasta trabajando el abdomen!

En síntesis, alimentarse saludablemente y con frecuencia, junto a la actividad física diaria, son la mejor manera de tener un metabolismo rápido.

¡Es preferible 20 minutos a diario que 2 horas el fin de semana!

Salud, Salud

 

Luana Hervier



Fuente: Green Vivant
Foto: Claudia Cebrian

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.