Cómo el Yoga mejora tu sexualidad

Quien practica con constancia Hatha Yoga (el yoga de las posturas), sabe de la infinidad de beneficios que trae moverse a consciencia con la atención en la respiración, en nuestro movimiento y en los mensajes del cuerpo. Este es mi caso también, con más de 10 años de práctica y 9 de enseñanza.

Como profe y alumna, he visto grandes cambios a niveles superficiales en quienes sostenemos la práctica; pero sobre todo, a nivel profundo del ser. Y el ámbito sexual no es una excepción. Hoy comparto algunas formas en las que el yoga puede ser un gran aliado para mejorar tu sexualidad:

  1. Relajación y conexión: Gracias al Yoga, lográs mayores niveles de relajación y entrega al compartir con otro. Esto se debe en gran parte a la práctica constante de la respiración y relajación en armonía con el movimiento en tu mat.
  2. Flexibilidad:  Si, muy lindos los libros de posturas creativas para usar en la cama. Pero si no tenés la flexibilidad y habilidad necesarias, está de chinos probar posiciones distintas a las que haces habitualmente sin incomodidad o dolor muscular.
  3. Concentración:  No podemos negar la cantidad de veces que la atención se nos fue en el momento justo, o las veces que debido a una preocupación no pudimos estar presentes cuerpo- mente- espíritu. Bien, el yoga, gracias a la práctica de la atención constante en la respiración y en la concentración en un punto fijo (drishti), trae consigo una mayor relajación y disfrute del momento presente.
  4. Confianza y autoestima:  Más allá de que el yoga puede ayudarte a verte y sentirte más lindo, con el tiempo también mejora la relación con tu cuerpo, tu capacidad de aceptarlo y hornarlo. Al experimentar tantas posturas diferentes de fuerza, flexibilidad y coordinación mejorás tu autoestima y confianza en todo lo que tu cuerpo puede lograr. Nunca dejo de sorprenderme. Esto sin duda te da más libertad y disfrute de tu cuerpo y del otro.
  5. Calambres free:  ¡Seguro te reíste con ésta! Tengo una alumna que un día me dijo: gracias al yoga tengo menos calambres en ese momento… Y sí; cuando trabajas la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de un músculo, éste responde mejor en todos los aspectos de la vida.

Claro que esta nota no tiene como fin que comiences a hacer yoga solo para mejorar el aspecto sexual de tu vida, pero sin duda si así sucediera, bienvenido. La práctica te sorprenderá y ayudará en muchos más. Es la mejor combinación física-mental – espiritual que he conocido en mi vida y se la recomiendo a todo el mundo, no importa la edad, condición física ni tu experiencia. “Si puedes respirar, puedes hacer yoga”, decía mi profesor Fred Busch.

 

¿Te gustó? ¿te inspiró? Espero tus comentarios en mi Facebook

Luana

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =